La crisis mundial, Colombia y la región

Publicado: octubre 18, 2008 en Desarrollo Regional, Orinoquia, Villavicencio
Etiquetas:, , , , , ,

La economía mundial atraviesa por un momento crítico. El incremento de los precios del petróleo, la escasez de los alimentos, la crisis inmobiliaria de EEUU, la irresponsabilidad de las redes financieras mundiales, el excesivo gasto público de las grandes economías, nutrido además por conflictos, y la inoperancia de los mecanismos tradicionales de intervención para subsanar los síntomas que venían presentándose aproximadamente desde hace dos años; son causas directas de la actual situación mundial, que amenaza por sumergir al mundo en una nueva recesión global.

Mucho se habló en el último año de la eminencia de la crisis, pero los yuppies se apresuraban a desmentirla, pues ese castillo de naipes mentiroso, construido con babas y maniobras especulativas, es su principal activo. No obstante, este gran castillo de arena empieza a desmoronarse dejando tras de sí una enseñanza que reivindica tesis de respetables economistas, que a menudo eran tildados de locos apocalípticos. El sistema capitalista aborda su última gran crisis abonada por los fundamentalismos del mercado, la concentración excesiva del poder económico y la competencia desigual entre las empresas, países y regiones, lo que origina y fortalece tremendas desigualdades, causa problemas ambientales y agudiza conflictos étnicos, religiosos y económicos que amenazan con volverse planetarios. Los fundamentalistas del mercado, afrontan una seria hecatombe conceptual, pues sus tesis trasnochadas muy apegadas a la visión de Milton Friedman, no funcionan tal como lo habían pensado. Ahora pagan escondederos a peso y ruegan para que vuelva la desprestigiada intervención del Estado y maldicen la adorada “mano invisible” que por ahora perdió vigencia.

El mundo debe aprender de esta crisis, por lo que definitivamente el capitalismo no volverá a ser el mismo. Renacen las versiones intervencionistas, con el riesgo de caer igualmente en fundamentalismos que se materializan en regímenes autoritarios, seudosocialistas y populistas.

Colombia tiene la posibilidad de repensar la estrategia de desarrollo, lo cual tiene que ser el principal objetivo del siguiente gobierno. Hay que potenciar las estrategias de desarrollo local, propiciar la acumulación de capital humano y abrir un espacio justo a las economías regionales. El país no puede seguir con esta política centralizadora y acaparadora de los beneficios sociales de la inversión nacional. Hay que regionalizar el desarrollo y darle una oportunidad equitativa a las empresas regionales, generando oportunidades, con políticas de emprendimiento y apropiación de la ciencia y la tecnología. Cada región puede hacerse cargo de su desarrollo y la región de la Orinoquia tiene todas las posibilidades. Lo que pasa es que, por una parte, el Gobierno Nacional no ha tenido la voluntad política para ejecutar los macroproyectos reconocidos por todos y de otra parte, hemos tenido que lidiar con una dirigencia corrupta e incapaz, proclive al soborno por puestos y proyectos veredales, manzanillo y pobre en propuestas, débil técnicamente y con un tremendo rabo de paja. Así, la decisión está dada: La sociedad debe reconstruir el poder político regional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s