Archivos para mayo, 2006

Manuel Javier Fierro Patiño. MVZ. Esp. Gestión y Planificación del Desarrollo Urbano-Regional.

Afirmar que la globalización económica y los tratados internacionales tienen profundos efectos regionales es algo que no está en discusión. Existen estudios serios y comentarios de expertos Latinoaméricanos que confirman esta tendencia y advierten sobre los efectos recesivos en regiones vulnerables. Invito a los lectores que revisen los resultados sociales en espacios subnacionales y poco dinámicos, en países como Chile, México o Centroamérica, después de firmar tratados de comercio con grandes economías como la de EEUU. Los efectos territoriales y la agudización de las disparidades regionales en estos países, luego de procesos de liberalización de sus economías son reales y están completamente documentados. Textos que sin duda deberían conocer los responsables de los procesos de planificación territorial y promoción empresarial de la región, para tomar en cuenta, plantear y demandar políticas del nivel nacional acordes con nuestras particularidades, una vez entre en vigencia el TLC Colombia-EEUU.

Para nombrar algunos ejemplos, cito los textos de Iván Silva Lira, Director del Instituto Latinoamericano y del Caribe de Planificación Económica y Social (ILPES) en “Disparidades, competitividad territorial y desarrollo local y regional en América Latina”, al profesor Emilio Padrilla Cobos de la Universidad Autónoma Metropolitana de México en “Neoliberalismo, globalización, regiones y ciudades en crisis” y en el caso de Colombia al ex ministro Juan Camilo Restrepo, en un artículo para Portafolio publicado el 22.11.04. titulado TLC y regiones.
La globalización rescata y hace pertinente el espacio local y regional, constituyéndose en un reto territorial para profundizar en ventajas dinámicas como la capacidad de innovación e investigación y no enfatizar en ventajas estáticas basadas en el potencial bruto de los recursos naturales. En coherencia con lo expresado en esta columna, el asunto no es desmeritar las bondades del proceso de internacionalización de la economía, pero sin duda debe hacerse un llamado de atención sobre los efectos diferenciales que provoca en el territorio nacional. Según la experiencia de estos países, los Tratados de Libre Comercio tienden a beneficiar más a los centros urbanos, manufactureros o agroindustriales, en donde ya está concentrada de antemano el grueso de la actividad económica, existe tradición empresarial y vocación exportadora. Los efectos nocivos se relacionan con un aumento de la desigualdad social, modificación regresiva del mercado del trabajo, por un aumento de la informalidad, mayor subempleo y disminución de los ingresos de los trabajadores, en un entorno caracterizado por una mayor participación del sector comercio y servicios, en detrimento de los sectores agropecuario e industrial. Si estos efectos ya los estamos viviendo ahora, ¿qué podemos esperar en un futuro cercano?. Los estudios predicen efectos catastróficos si no se regionaliza la política pública. Regiones como Tacna y Loreto en Perú; Sao Paulo, Santa Catarina y Amazonas en Brasil; Sur de Chile incluida Magallanes; Santa Cruz y Cochabamba en Bolivia y según el ILPES; Nuevos Departamentos, Meta, Santander, Choco y occidente de Antioquia entrarían a ser parte de las regiones perdedoras del mundo.

Anuncios

La Paz de Rosario

Publicado: mayo 17, 2006 en Colombia, Cultura, Gobierno, Prensa Libre

Manuel Javier Fierro Patiño. MVZ. Esp. Gestión y Planificación del Desarrollo Urbano-Regional

Se llamaba Rosario, pero a diferencia la “tijeras”, era una persona noble y entregada a sus hijos. Belarmino el mayor y Humberto el menor, crecieron entre las selvas y la sabanas del Llano. Belarmino se fue con la guerrilla, Humberto con los paramilitares. Todos los años, Rosario desenrollaba la madeja de hilos haciendo dos sacos a mano, uno verde y otro negro, los cuales entregaba siempre a sus hijos. La fortuna hizo que nunca coincidieran. Uno venia en diciembre, el otro a finales de enero. La mayor felicidad era tenerlos vivos pero siempre separados. El negocio no prosperaba, no era lo mismo cuando vivía Santiago su esposo. Se lo tragó la manigua, se fue para el monte y nunca más volvió. Desde entonces los vecinos le ayudaron a criar sus hijos, unos traían víveres, otros ropa y plata. Comenzó a lavar ropa ajena, la coca ya no era lo mismo.

Belén, la hija del vecino, era muy bella. Desde pequeña jugueteaba con los muchachos. Fue novia de Belarmino, luego de Humberto. Belarmino venía en diciembre y disfrutaban las mieles del amor. Humberto llegaba en enero ansioso de caricias y consuelo.

Todos eran felices a su manera, hasta aquel 24 de julio, cumpleaños de Rosario. Humberto sorprendió a Belarmino con Belén cuando estaban dándose un apasionado saludo. De inmediato desenfundó su arma y disparó. La bala rebotó en la pared, fue a dar al techo para terminar alojada en la cabeza de la vieja Rosario, que estaba bordando un saco en la pieza continua. Todo fue muy rápido. Después de los disparos de inmediato se formó la multitud. La algarabía de los vecinos no tardó en dispersarse. Al lado derecho de Rosario yacía un cuerpo, a la izquierda el otro, eran tres los muertos. Para ella, parecía su mejor cumpleaños, pues aquella incertidumbre que la perseguía todos los días desde que marcharon cada uno por su lado, por fin había terminado. Hoy están los tres unidos, fuera de este mundo, pero todos juntos.

La historia sacada de un cuento podría ser superada por la realidad. La violencia es pan de cada día. Colombia es un país lleno de riquezas, con los paisajes más bellos, pero con historias familiares inconclusas, con proyectos de vida a medias y con descendencias marchitas. A pesar de la crudeza de las noticias, hemos desarrollado una especial tolerancia y convivencia con el conflicto que nos hace cada día más insensibles. Los presentadores de noticias entrelazan sin inmutarse los muertos de la guerra con las frivolidades de los realites. Cada día las oportunidades de trabajo escasean y las opciones son pocas. Cada día nacen más colombianos, orgullosos, emprendedores, luchadores, nobles y recursivos, como la vieja Rosario. Sin embargo, cada día también trae sus lutos, las historias macabras y espeluznantes. Algunos pueden decir que Rosario perdió a sus hijos por un asunto de faldas. Tal vez sea más fácil decir que todo sucedió por culpa de Belén. Afortunadamente para Rosario, la muerte la tomo por sorpresa, pues nunca supo que pasó.

Se espera que gracias a la Unión Europea y la gestión de Cordepaz, el Laboratorio de Paz y Desarrollo del Meta sea una realidad. Sin duda abre un espacio definitivo para analizar las dinámicas del conflicto y plantear iniciativas de paz desde lo comunitario.

Manuel Javier Fierro Patiño. MVZ. Esp. Gestión y Planificación del Desarrollo Urbano-Regional.

El actual modelo de crecimiento con énfasis en las exportaciones expone las condiciones por las cuales las zonas rurales pueden articularse al mercado mundial. Plantea la necesidad de “empresarizar” el campo, hacer mucho más eficiente la producción con una disminución de los costos a través de un manejo gerencial, excelente información para la toma de decisiones y aplicación de nuevas tecnologías. Sin embargo, las políticas dirigidas a fomentar la incorporación de zonas de frontera agrícola y económica pueden tener algunos tropiezos en contextos complejos como nuestra región. En cuanto al sector agrícola, la política gubernamental se dirige a promover altas inversiones en cultivos de carácter comercial, especialmente perennes como el caucho, palma o algunos frutales que han mostrado a juicio de los expertos, ciertas ventajas para Colombia. Igualmente, es determinante incorporar grandes áreas para lograr un volumen de producción significativo para responder la demanda mundial. El asunto en el cual he insistido en esta columna, es estudiar seriamente la viabilidad del modelo en nuestra región. La región es un territorio mediterráneo y para llegar a los puertos es necesario atravesar dos o tres cordilleras, o habilitar el río Meta para llegar al Atlántico. Los datos sobre los cuales se calculan los costos y beneficios son improvisados y se basan en cifras globales sin especificar posibles diferencias regionales. La inversión en infraestructura para disminuir los costos de transporte en regiones apartadas como la nuestra no está garantizada y su ejecución depende de esquemas poco convenientes y costosos como las concesiones. Convertir nuestra región en una región exportadora no es imposible pero debe obedecer a una política diferenciada del nivel nacional y a la confluencia proactiva de todos los actores regionales. Nuestra región no tiene tradición exportadora, la capacidad empresarial y gerencial en el campo es limitada, las cadenas productivas deben lidiar con el conflicto armado y los cultivos ilícitos, que cambian las condiciones del mercado en extremo. Además la búsqueda de altos volúmenes de producción favorece la concentración de tierra y el beneficio de los grandes capitales, olvidando a los pequeños productores que conocen poco del modelo y tienen enormes dificultades para hacer una reconversión por iniciativa propia. El modelo termina beneficiando a los grandes empresarios, agudizando mucho más la desigualdad en el campo. Los campesinos tendrían únicamente la oportunidad de participar con mano de obra barata en los grandes cultivos comerciales, vender sus fincas y desplazarse a las zonas urbanas. Existe la posibilidad de otro escenario, pero depende de la capacidad de la región para proponer un nuevo marco de política y unas acciones coordinadas que busquen generar mayor productividad y competitividad, pero sin olvidar el problema de la tenencia de la tierra, el conflicto rural y viabilizando alternativas productivas para los pequeños productores. Competir en un mercado global requiere aprovechar sosteniblemente nuestras ventajas en biodiversidad y recurso naturales, hacer realidad la agenda de ciencia y tecnología y orientar la acción de las entidades hacia los pequeños productores, promoviendo la asociatividad, tecnologías simples y el financiamiento barato. Se deben hacer estudios serios con datos de la región, que ayuden a disminuir la incertidumbre para tomar las decisiones acertadas dirigidas a ser realmente competitivos y determinar el mercado objetivo.