El TLC y la Biodiversidad

Publicado: febrero 2, 2006 en Colombia, Competitividad, Meta, Neoliberalismo, Orinoquia, TLC, Uncategorized, Villavicencio

Manuel Javier Fierro Patiño.
MVZ. Esp. Gestión y Planificación del Desarrollo Regional.

El raponazo desmembrador de Panamá podría ser un simple rasguño frente al tamaño del despojo de la biodiversidad que se avecina, una vez se suscriba el tratado de libre comercio “TLC” con Estados Unidos. Si los antecedentes se repiten, de acuerdo con los tratados suscritos con otros países (Chile y Centroamérica), empresas de EEUU estarían en plena libertad de explotar la biodiversidad, patentar plantas, animales, procedimientos diagnósticos, terapéuticos y quirúrgicos con tal facilidad, que no sería nada raro ver a una comunidad indígena o empresa nacional sancionada, multada y conminada a indemnizar a una multinacional farmacéutica dueña de la patente, por el uso de yopo, la pusana, el kararudú o el chundú, entre otras preparaciones mágico medicinales; patentadas por algún gringo avivato, fruto de la investigación foránea en alguna comunidad indígena de nuestra región. Las consecuencias solo se verán en el futuro y ante esto es conveniente llamar la atención. Según afirmaciones de la comisión negociadora colombiana, conocidas en los medios de comunicación, la posición es defender el conocimiento tradicional, sin embargo, se menciona que dicho conocimiento podría igualmente ser protegido a través del sistema de patentes y derechos de propiedad intelectual. Sendo error. El sistema mencionado funciona bajo la lógica occidental y requiere de un sistematizado procedimiento científico. El conocimiento tradicional de nuestras comunidades indígenas tiene otra lógica, su transmisión no es escrita, es oral y se construye a través del tiempo. Además, tiene características sagradas y solamente puede ser utilizado por quien está preparado para ello, el Chamán, Curaca o Payé, según cada pueblo indígena. Sería difícil ver a un médico indígena tramitando una patente, recibiendo un Nobel de medicina o citando un artículo científico en una revista médica. La protección de este conocimiento es natural, simplemente es diferente y no puede ser patentado. Ojo colombianos, una vez despertamos sin Panamá, un día de estos despertamos sin biodiversidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s